martes, 7 de septiembre de 2010

Volver a empezar... para algunos. Pero seguir con confianza.

Hoy casi todo el mundo vuelve a las clases después de 3 meses de un verano esperado. Todo el mundo lleva días quejándose de volver a las aulas y a la rutina, excepto yo. Hoy yo estoy en mi casa, sin clases y sin deberes para mañana. Quizás mucha gente hoy quisiera cambiarse por mí sin pensarlo.
Quizás...
La verdad es que estoy la mar de bien :D El 20 de septiembre empiezo 3º de alemán los lunes y miércoles y será lo único que haga de estudios. Aparentemente todo muy bonito, pero mientras muchos se quejan del estrés, agobio y cansancio del curso, están aprovechando un año mientras yo voy tanteando caminos. Podré tener ratos libres, pero pensando en que mi futuro depende de lo que elija. Si tengo suerte y entro el año que viene en la universidad, iré 1 curso menos de lo que debería, pero bueno.. eso no me importa. Sólo espero que mi plan B funcione y pueda al menos entrar el año que viene. Si es así, en febrero si Dios quiere haré varias asignaturas hasta junio, y así el año no quedará tan vacío o desaprovechado.
Pero bueno, aunque parezca que estoy triste/preocupada etc. cómo el futuro es algo que no sólo depende de mí, haré algo que muchas veces nos olvidamos de hacer en esta vida: esperar.
Y personalmente puedo contar con una tranquilidad/paz extra, llamadlo cómo queráis: Dios.
Sí, aquel de quien se teme hablar a día de hoy y si se hace se juega uno a verse tachado de anticuado, atontado, ciego, etc. Pues bien, no me pararé mucho a dar explicaciones porque pocos cambiarán su opinión y tampoco quiero ni pretendo convencer a nadie. Simplemente me gustaría mostrar lo mucho que se gana en esta vida teniéndole a él.
He tenido la suerte de conocerle desde pequeña y siempre ha sido un apoyo incondicional e importante. Me encantaría mostraros la de veces que he comprobado que está ahí si realmente le buscamos, pero como todo sentimiento en esta vida, sería imposible hacerlo de forma empírica. No puede probarse ni con palabras, imágenes o fórmulas. Ahora, sí que puedo explicar cómo afecta sentimentalmente. Sientes que no estás solo, que tu vida no depende exclusivamente de tí ni tus decisiones humanas y torpes, sino que podemos descansar pensando que él tiene un plan para nosotros. El miedo ya casi no se acerca a ti, y si lo hace, al acudir a él desaparece. La calma que se siente al hacerlo es inexplicable..
La vida ya no te parece tan infernal y ves cada suceso, sobretodo los malos, como enseñanzas para el futuro o incluso señales de que algo mejor está por llegar. Y así es. Aprendes a ver las cosas con otros ojos que no sean desconfianza, prejuicio, odio, rivalidad, egocentrismo o egoísmo. Aprendes a ver a través de la sencillez, a empezar por el amor en vez de por la desconfianza. Aprendes sobretodo a perdonar, a tener presente que nunca seremos perfectos y que tropezaremos infinitas veces sobre la misma piedra. Así que si todos somos iguales, merecemos otra oportunidad. Caminas tranquilo pensando que no estás solo, que hay alguien a tu lado velando por ti. El perder a alguien querido es triste.. pero ya no te atormenta. Incluso llegas a sentirte feliz por él, porque después de angustia y dolor por fin descansa. Y lo mejor es que tienes la seguridad que no se ha ido para siempre, lo volverás a ver.
A parte, he estado con personas que sienten lo mismo que yo y la sensación de unión es tan increíble...

Y podría dar 1000 ejemplos más, pero tampoco quiero enrollarme demasiado x)
Sólo iré terminando con unas frases de un libro que estoy leyendo.

El hecho de pensar que una persona te ama obedece no a un proceso científico empírico, ya que no existe, sino a un convencimiento, a una certeza moral, a un acto de fe. [...] Pretender reducir el amor a meras reacciones bioquímicas o a una cuestión genética es tanto como reducir la poesía a una mera concatenación de letras. [...] Quien identifique el amor con una simple hormona no ha amado nunca en su vida. ¿Vamos a negar la existencia del amor porque no se puede demostrar calculando la raíz cúbica de un coseno? [...] Si afirmamos que el amor existe o que una persona nos ama (¡aunque no lo podamos demostrar!) ¿cómo podemos negar que Dios existe por falta de pruebas empíricas cuando por encima de todo Dios es amor?... ¡El amor existe y Dios es amor!

Ciertamente, el hecho de creer en algo que no podemos ver resulta francamente difícil, pero es que la fe consiste en creer sin ver. Allá donde la razón y los sentidos topan con sus límites es momento para la fe.

Según los astrofísicos, el 95% del cosmos se compone de una materia oscura que no podemos ver, el 95% de todo cuanto existe es invisible a nuestros ojos. [...] La cuestión es ¿cómo nos podemos creer que el 95% de todo cuanto existe es invisible y que sin embargo está ahí, y luego negar la existencia de Dios por el hecho de que no lo hayamos visto nunca?


- Extraído de "Por qué dejé de ser ateo", de Josué Ferrer


Hay varios textos más, pero tengo que ir a por mi hermano y aún tengo que ducharme.. e_è"
Lo dicho, está muy interesante n_n


Espero no haberos aburrido demasiado.. xD
Gracias si se ha leído ^^ <3 Un beso! Puppycake ~

1 comentario:

  1. Se me han saltado las lágrimas :')
    No hay palabras, una gran razón.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu tiempo! / Thank you for your time!