domingo, 11 de marzo de 2012

11th March

Sí, en España el 11-M es un día bastante oscuro... sigo recordando como si fuera ayer las imágenes que a cada momento invadían nuestras televisiones, periódicos, etc. La verdad es que fechas así hacen que pese a mi optimismo, sienta pena por el mundo en el que nos encontramos...

Pero hoy no vengo a reflexionar sobre ello. Hoy, a parte de el dicho siniestro que sucedió hace años en Madrid, un año atrás un país también se vio afectado por algo que seguramente no olvidarán jamás. Y esta vez, ni siquiera puede echársele culpa a un ser humano. ¿Contra qué descargamos nuestra ira, decepción y desesperación, entonces? Simplemente contra nada. Entonces lo que cuenta es cómo tomárselo y qué medidas tomar de ahí en adelante. Puede que algo tan grande como es un gran terremoto seguido de un devastador tsunami sea imposible de abarcar.


(Diferentes paisajes de Japón. Se me hacía inconcebible que un país con tanta belleza pudiera echarse a perder...)

Parece un daño demasiado grande, demasiado fuera de nuestro mero alcance humano. Pero la solución no siempre tiene porqué empezarse por los hechos, sino por la actitud. Y ahí quería llegar.
¿Cuánto podemos aprender del admirable ejemplo de los japoneses? Podría definir su actitud con una sola palabra: Impecable. Simplemente. Pese a todo el dolor, angustia, desesperación, desconcierto, miedo y tristeza... hay algo que nunca ha desaparecido del corazón de sus gentes: la esperanza. Desde el minuto cero múltiples personas se pusieron manos a la obra, yendo poquito a poco, sin perder la esperanza mientras, con paciencia, intentaban volver a reconstruirlo todo. Al principio parecía una tarea interminable, pero gracias a la solidaridad de sus ciudadanos y de muchos voluntarios extranjeros, la tarea ha ido siendo más llevadera. Es increíble ponerse a comparar 2 imágenes del día del tsunami y de varios meses después. Nadie se dio por vencido en ningún momento, han trabajado incansablemente y a día de hoy aún se sigue luchando para que la situación poco a poco vuelva a la normalidad. Ha habido muchas pérdidas, tanto como humanas como para la propia riqueza y prestigio del país. Ha habido situaciones peligrosas, incluso temor a ver el poderoso imperio del sol naciente hundiéndose. Pero siguen adelante, como si de un mero terremoto más se tratara. La gente ha sufrido, pero eso no ha liderado su actitud. Han llorado, pero no se han ahogado en sus propias lágrimas. Han mirado atrás con tristeza, pero no han dejado de tener su cabeza en alto. Su corazón ha sido capaz de sobrevivir incluso a un ataque externo como es el de una catástrofe natural.


(Proceso de restauración. Once meses después de la catástrofe.)

Les admiro. Muchísimo. Después de ese día lo sigo haciendo cada día más. Y lo mismo pasa con mi amor por ellos. Ya les amaba, pero desde entonces, aún más cada día. Porque me han dado una lección, tanto moral como emocional. Sabía que era un país importante para mí, pero después de eso me di cuenta de que ese afecto era más profundo de lo que creía... No se basaba simplemente en atracción hacia aspectos culturales aleatorios. Es algo que abarca a algo más grande, a todo su conjunto en sí mismo. Cuando no cesaban de caer lágrimas y mi estómago parecía hundirse en mi interior, noté que una parte de mí estaba con ellos, pese a la distancia y las aparentes diferencias entre nuestros países. Sentía casi tanta tristeza como si hubiera pasado aquí mismo. Incluso se me pasó por la cabeza la idea de que podría a llegar a desaparecer... y casi no podía pensar de la tristeza que sentía.
Pero en mi interior, supe que sabrían salir adelante. Lo deseé con todas mis fuerzas, al menos. No dejé de orar por todos ellos, tanto afectados directos de la zona, como a ciudadanos de ciudades alejadas. Por todo Japón, vaya. Y en un día como hoy, sigo haciéndolo. Ya no tanto para que encuentren una solución (que también), sino para que se sientan reconfortados, que no se vean solos. Que sepan que hay mucha gente que les apoyamos y queremos. Porque con cosas así, se dejan de lado politiqueos y diferencias superficiales. Es entonces cuando, desde la distancia, les alargamos nuestra mano y les ofrecemos nuestro apoyo, totalmente desinteresado y por puro afecto.

Puede que, tal y como están las cosas, el futuro depare nuevas fechas oscuras... pero si de ellas sacamos una enseñanza y estamos todos unidos, nada será imposible.
Porque, al fin y al cabo, estamos todos bajo el mismo cielo.




Hace un año, varios días después también les dediqué un texto en este blog. Más que nada era una confesión de sentimientos, mezclados con tristeza y tratando al mismo tiempo de hacerles llegar algo de mi apoyo.
Por si alguien se aburre/tiene curiosidad, dejo el link: http://puppycake.blogspot.com/2011/03/japon-ese-pequeno-archipielago-situado.html

Y también dibujé algo (aunque no me quedé conforme con el resultado xD).



Básicamente lo que quería transmitir es esperanza, intentar que no perdieran su sonrisa porque esa fuerza es lo que les sacaría adelante.


Por hoy nada más~
Un especial consuelo hacia las víctimas del 11-M de España.


¡Pasad una buena semana!

2 comentarios:

  1. Holaaaaaa!!
    me supo a poco lo que me pegaste ayer en el facebook!! XD
    me quedé con ganas de más cuando leí lo que me pusiste hasta que ya no tuviste más wifi jajaja.
    La verdad es que no me apetecía mucho pronunciarme sobre lo que pienso yo de este día y menos cuando se me ha juntado con cosas personales, por muy egoísta que suene...
    así que me es bastante imposible ahora mismo pensar en otra cosa...
    de todas formas sí que recuerdo ese día, fui a clase temprano, de hecho creo que fue de los días que más temprano entraba y al encender la tele no puse nada d noticias...mi padre se enteró por la radio en el coche, pero no me quiso avisar.
    Cuando llegué a casa al encender el ordnador vi que tenía un correo de él y pensé que era raro, porque no solía mandarme nada, decía que estaba bien y no lo entendí, pero al poner la tele empecé a ver las noticias y ya comprendí todo.
    Por un lado casi me alivió no haberl sabido desde por la mañana, porque si no hubiera estado nerviosísima por él.
    Siempre he creído que si algo así de grave hubiera pasado en españa no nos habríamos recuperado en ese tiempo, es que ni de broma!!!
    también me llamó la atención que hiciesen cola para todo, aquí habría hasta navajados, supongo que en ese sentido, por mal que me pese, estamos más asilvestrados...
    Por otro lado, en algunos aspectos hubo muschas cosas que la prensa exageró, lo sé, orque como iba a marchar para allí al mes siguiente de la profesora que me daba japonés me estuvo explicando que por ejemplo los cortes de luz de Tokyo no eran obligatorios, si no voluntarios, porque era una manera de ahorrar que tenían.
    En Osaka tampoco llegó a afetar mucho y yo almenos allí al mes siguiente estaba bien, obviamente las zonas devastadas pues estaba muy mal, las cosas como son.
    Nada, que a fin de cuentas creo que en el plazo de un año han sabido salir adelante pese al revés que sufrieron con el tsunami.
    Así que ánimo para ellos.
    El del dibujo se me parece a Jun Matsumoto, pero...igual meto la pata...
    un beso Patry!!!
    no prometo nada sobre cómo me ha podido quedar de largo el comentario.

    ResponderEliminar
  2. Hola holaa~
    Qué tal te va todo? *^* Muchas gracias por tus ánimos! Muchas veces tiendo a exagerarlo todo, sobre todo cuando hablo de mi estrés, pero te aseguro que esta semana ha sido horrible. Demasiadas clases y cosas que hacer, pocas horas de sueño... en fin! Y esta semana que entra, aunque pinta un poco más tranquila, no se queda muy atrás.
    Muchos ánimos a ti también, que yo me quejo pero seguro que lo tuyo es muchísimo más duro :S Suerte! :D
    Me alegro de que te guste el diseño (: Ya ves que es muy sencillo, y tampoco lleva nada especial, pero bueno, lo importante es lo que se cuenta en él, no los colores de la plantilla. Pues llevas mucha razón con lo del 'reset'. Como dije, tenía muchas ganas del cambio, y casi mejor haber empezado otra vez desde cero, pero me ha dado mucha rabia perder todos los comentarios u.u'
    Pues nada! Estaré totalmente preparado para tu invasión jajaja. En serio, me hace mucha ilusión que alguien haya dedicado parte de su valioso tiempo a leer mis aburridas entradas, así que acaparar es sinónimo de hacerme feliz XD
    Pues nada, voy a tu entrada. Como siempre, me ha encantado. Creo que tienes un don para hablar sobre lo que sientes.
    Lo que Japón ha logrado este último año ha sido algo increíble, creo que si hubiera ocurrido algo parecido en España, estaríamos totalmente acabados. Se puede pensar que Japón es un país que está acostumbrado a los terremotos y las medidas de seguridad son mucho más estrictas, y es así, pero en España no habríamos logrado organizarnos para salir adelante, ni hubiera habido tanto voluntariado. No sé, creo que tenemos mucho que aprender. Además, ya sabes la polémica que se ha desatado en cuanto a seguridad nuclear a raíz del incidente. Japón se convertirá en el primer país que active el 'apagón nuclear', y espero que el resto de naciones haga lo mismo pronto. Me alegro de que por lo menos esta catástrofe haya servido para abrir un poco más los ojos, aunque eso no compensa todas las víctimas y todo el sufrimiento ocasionado...
    Creo que cuando ocurrió el accidente, sentí algo parecido a lo tuyo, pero lo mío fue más bien egoísmo. Lo primero que pensé fue: ¿Por qué ha tenido que pasar en Japón? ¿Es que no hay más lugares en el mundo? Luego me sentí muy mal por haber pensado algo tan horrible, y me arrepiento, pero fue algo que no pude evitar pensar. Es el lugar donde siempre he querido ir, y supongo que no podía hacerme a la idea de que jamás volvería a ser igual. Afortunadamente, no ha cambiado casi nada allí, y creo que todo esto me ha dado muchas más razones para llegar a estar allí algún día.
    Bueno, pues ya me despido. Espero que disfrutes lo que queda de fin de semana (:
    Hasta otra!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu tiempo! / Thank you for your time!