martes, 29 de enero de 2013

20 años. ¿Sólo?

Nunca me he sentido acorde con mi edad. Nunca. Es una sensación que puedo recordar desde que tengo memoria (o conciencia, que la memoria con el tiempo falla). Ya no por el aspecto externo aniñado, que por alguna extraña razón parece no querer acabar de irse del todo, sea el momento que sea. Pero la sensación a la que me refiero hoy es una más profunda, que tiene que ver más con lo que sentimos y percibimos nosotros mismos. En definitiva: nuestro interior, nuestra persona. Quizás, en mi caso, el ser la primera de mis hermanos influye de forma decisiva en prácticamente todo... Todo llega por primera vez, todo es nuevo, nadie te avisa, no planeas de antemano... En resumen: no te preparan con antelación. Es como si de repente te toparas con el día de tu cumpleaños y fuera entonces cuando, casi por obligación, tuvieras la responsabilidad de pasar una página que jamás podrás volver a leer. Y no solo eso: empezar una desde cero, en blanco totalmente. Coger un boli para empezar a escribir desde ese punto una nueva página, aunque en ese momento "no estés inspirado" ni sepas por dónde empezar. ¿Realmente estoy ya lista para pasar al "siguiente nivel"? Es algo que no puedo evitar preguntarme a cada cumpleaños. Al final, siempre termino aceptando mi edad cuando quedan pocas semanas para dejarla atrás. Hay veces que incluso pocos días antes, o ni eso. Como en mis 19, apenas hace unos meses atrás. Empezaba a hacerme a la idea de esa cifra y de repente... se esfumó. La verdad es que si empiezas a recopilar momentos, sale una lista larga por la cual tengo que estar realmente agradecida. Pero eso, de todas formas, no cambia lo que siento respecto al concepto de "edad". Este año, con 20 (cumplidos el pasado octubre), esa sensación ha sido incluso más intensa. Antes, quieras que no, era cuestión de ir pasando de número en número: 14, 15, 16, 17... El 18 fue también algo distinto, pero como el siguiente fue el 19, tampoco me "preocupó" demasiado. Ahora, 20. Seguro que muchos que ya hayáis dejado atrás esa cifra estáis pensando: "Bah, 20 años no son nada. Aún eres muy joven." La verdad es que no me "preocupa" el hecho de ser más o menos joven, si no lo que comporta ese número. Aunque en España precisamente no represente la mayoría de edad o algo así, da que pensar... Es un número bastante recurrente en libros o películas. Parece como que introduzca no solo una nueva página de un libro, sino un nuevo capítulo. Un cartel en negrita y subrayado (o en mayúsculas, eso ya al gusto del consumidor). Es algo a tener en cuenta, para pararse a pensar y meditar sobre lo que está por venir a partir de ahora. Lo habitual es estar en los últimos años de universidad (lugar que, por cierto, empiezas a dominar cuando ya casi tienes que terminarlo). Empiezas a tomarte en serio tu futuro, ya no solo a estudiar para aprobar. Es como si, cuando corres una carrera, empezaras a avistar la cuerda de la meta a lo lejos. Ya no es correr por correr, por el simple hecho de avanzar.
A veces siento que se me queda todo grande... ¿Seré capaz de poder manejar mi futuro? ¿Realmente bastará mi propia capacidad de discernimiento y decisión? Nunca estamos solos, pero hay momentos en los que solo nos acompañan nuestros pensamientos. Y es entonces cuando te planteas muchas cosas, incluso tomas decisiones que no consultas con nadie. También va bien fiarse de uno mismo de vez en cuando, ¿no? Sin embargo, personalmente... siento como si aún no pudiera fiarme y bastarme de mí misma. Siento como que a veces no puedo seguir la velocidad a la que corre el tiempo, que muchas veces llego tarde a cosas que no he descubierto en su debido momento. Siento que se me escapan detalles que cuando los descubra será demasiado tarde como para aprovecharlos. Es algo que me da miedo, si pongo a pensar seriamente en ello... ¡Hay tantas cosas por hacer! Y la vida... apenas te deja pararte a meditar el tiempo suficiente como para estar seguro de lo que haces. A veces hay que tomar decisiones muy importantes en un instante.


El tiempo corre sin esperar por nadie, más bien siempre somos nosotros los que acabamos detrás de él, a veces sin casi poder respirar. Lo peor es que cuánto más paras a pensar en ello, más consciente eres de su imposible irrefrenabilidad (no sé si existirá ese sustantivo, perdonad si peco de inventar palabras por falta de vocabulario momentáneo xD). Pero, pensándolo bien, quizás en eso consiste vivir. No siempre esperar que los planes se cumplan a rajatabla y salga todo como lo previsto. También hay momentos en los que hace falta tener confianza y paciencia, simplemente esperar y confiar en lo que hemos decidido. Sea lo que sea, en su momento creímos que fue lo mejor, ¿no? Así que creo que, aunque a veces el tiempo sea algo que se nos escape de las manos, precisamente por eso no debemos arrepentirnos de lo que hicimos en el pasado pensando que era lo mejor. Ya no hablo de pequeños caprichos o irresponsabilidades momentáneas, sino decisiones importantes.

¿Y todo esto...?
No, no es mi cumpleaños, como dije más arriba pasó hace meses. Pero desde entonces siempre he tenido momentos en los que he estado pensando en esta cifra. Quizás hago lo mismo cuando llegue a los 25, o 30... quién sabe. Puede que en parte sea para intentar asimilar esos años a tiempo, o puede que para que me dé tiempo a hacer planes que cumplir en un futuro. Tampoco es que pretenda controlarlo todo mejor, pero sí que me gustaría... experimentar algún cambio. Que no fuera un año más, cumplido de forma sucesiva, como 16 o 17. Quiero que, por una vez, pueda estar satisfecha al tener que dejarlos atrás y no sentir como "podría haber hecho más".

Tengo que decir que, además, no sé si por casualidad, me he topado con canciones e historias que me han hecho reflexionar sobre ello más de lo que tenía previsto (si es que eso se prevee jaja).
Una de las dos cosas que compartiré son un par de citas de la película Norwegian Wood (Tokio Blues en la versión española), basado en el libro de Haruki Murakami. Dejando de lado la trama y demás, al ver la película bastante tiempo después de terminarme el libro, me quedé con varias frases que dijo Naoko el día que cumplía 20 años y soplaba las velas junto a Watanabe (el protagonista). Como ya he dicho más de una vez, me encanta que siempre hayan frases que resaltar en los libros de Murakami~

Watanabe y Naoko (escena de la película Norwegian Wood Tokio Blues )


"Es absurdo. Cumples 20 años y en realidad no estás en absoluto preparado para ello."
En la película, hace una reflexión más larga sobre ello. Continúa diciendo:

"Ya sabes, es algo raro. Como si alguien te estuviera empujando por la espalda. [...] En mi opinión, la gente debería quedarse en 18 o 19 años. Se acaban los 18, cumples 19. Se terminan los 19 y entonces vuelves a tener 18. Ojalá fuera eso posible... Si lo fuera, sería tan fácil..."   
Tampoco es plan de frustrarse con estas cosas, porque es algo inevitable. Pero la verdad es que me hizo pensar... realmente 20 años son un número bastante importante.


Y la siguiente cosa que me ha hecho acabar de reflexionar sobre esto, ha sido nada más y nada menos que una canción de Kyary Pamyu Pamyu.

No se le ve mucho la cara, pero es la primera que encontré y me gustó xD
Nunca la he mencionado por aquí, y a pesar de ir un poco "en contra" de lo que son mis gustos japoneses... Esta chica es una excepción para mí. Me gusta. Y bastante.
Hace unos días salió un nuevo videoclip, y gracias a YouTube estoy al día de cuando la discográfica lo saca al público. El día que salió, la escuché y vi el vídeo como cualquier otra vez que Kyary saca algo. He de decir que aunque me guste, no todas y cada una de las canciones me acaban encantando. Por ejemplo, la que menos me gusta es Tsukema tuskeru, no sé por qué. La melodía se me hace algo cansina... Me gusta más tipo Candy candy o sobre todo Fashion Monster.
En el caso de esta última canción, llamada Furisodeshon (o Furisodation), al principio tampoco me apasionó. Pero después de escucharla varias veces me fue gustando más, y cabe decir que me gusta bastante la estética del videoclip, con vestidos rojos. Me recordaba a Alicia en el País de las Maravillas~


Pues lo que hace que mencione esta canción es su letra. Hoy mismo, hará unas horas, como siempre busqué la traducción de la canción, para saber qué quiere decir con ella. Pero la verdad es que no he encontrado nada por Google... Así que acabé en YouTube y... ¡sorpresa! Había un vídeo con subtítulos (que han quitado ya, por cierto ;__; pero dejo el videoclip original, de todas formas).
Como decía, he podido entender por fin incluso el porqué de que baile subiendo la mano en forma de "2" o victoria. No porque sea un gesto muy japonés (que también xD), sino porque habla de que cumple 20 años. En realidad, es hoy mismo, 29 de enero. ¡Felicidades Kyary! jaja


Pues sí, es una canción que hace referencia a sus 20. Al ir escuchándola y viendo los subtítulos el mensaje era mucho más claro. Entre otras cosas, daba las gracias a todos por los buenos momentos hasta ahora, que estaba muy feliz. Pero sobre todo, repite mucho la parte de "20, 20, 20, 20. Hoy cumplo 20". Y luego añade "20, 20, 20, ¿sólo?". Es como si le sorprendiera esa edad pero al mismo tiempo cae en la cuenta que en realidad no es tanto. Hay una parte donde me identifiqué bastante, ya que se pregunta si cuando crezca será feliz o triste, y qué debería hacer.


When I become an adult, will I be happy?
When I become an adult, will I be sad?
What should I do?
What can I do?

Durante el vídeo se ve a Kyary en una mesa, como celebrando algo (su cumpleaños), y de vez en cuando aparecen escenas donde bebe alcohol, ya que se supone que con 20 eres oficialmente adulto en Japón y lo celebras bebiendo alcohol con tu familia. Al menos eso me dijo mi amigo "S" y ayer mismo vi una imagen del anime "Maho shoujo Madoka magica" donde la protagonista decía "no puedo esperar a cumplir 20 y beber alcohol contigo, mamá."
Volviendo al vídeo, se van intercalando escenas así, de celebración, con momentos de duda donde no puede evitar preguntarse cómo le irá el futuro. La verdad es que, sonará absurdo, pero en momentos así me ha dado cosa... me ha tocado la fibra  Hay veces que la música expresa mucho más que palabras atropelladas.
Además, al final, dice algo como "pase lo que pase, no quiero dejar que mis sueños desaparezcan" o algo así, de "no dejar de soñar". Me ha inspirado confianza, porque a veces te ofuscas tanto en el "qué pasará" o "qué debería hacer" que te olvidas de seguir con tus sueños y ser feliz. Creo que, como dice en la canción, es algo que no debería perderse nunca, por muchos años que se cumplan.

20. Qué numero tan singular...
¡Veremos qué nos traes!

¿A vosotros hay algún número que os cause una sensación similar? :) Como que anuncia una nueva etapa, o que nos hace pensar más seriamente en el porvenir.


En fin, pequeña "intrusión" en medio de la semana de exámenes. Es una de esas veces que te apetece escribir y hasta que no termines no te quedas conforme, jaja
Suerte que mañana martes no tengo clase, y el miércoles es el último examen semestral 
Los que he hecho hasta ahora han ido bien (¡espero!). Un último esfuerzo y ¡libertad!

¡Mucho ánimo a los que también estéis de exámenes!




¡Gracias por leer!


Que paséis un buen día