martes, 31 de diciembre de 2013

Últimos suspiros del 2013


Parece mentira que esté volviendo a escribir el título de este post... Recuerdo perfectamente el de 2010, 2011 y el pasado 2012. No me molestaré en releerlos, al menos no ahora, pero aunque no quiera pararme a pensarlo con detenimiento... puedo asegurar que siento que cada uno de estos años ha sido totalmente positivo. Cada uno ha traído miles de momentos distintos, tanto buenos como malos, pero afortunadamente de todos me ha quedado una sensación positiva cuando he tenido que escribir cada 31 de diciembre.
Al escribir este tipo de posts, por muchos años que pasen, me da incluso respeto empezar otro año de nuevo. ¿Será tan bueno como los anteriores? ¿Es que acaso merezco más buenos momentos después de la cantidad de bendiciones que han venido a mi vida sin yo pedirlo? Quizás no se trata de merecimiento al fin y al cabo... Si no de seguir adelante, ir avanzando, y dejando que las cosas vayan llegando a su momento. Está comprobado: cuanto menos esperes, mayor será la sorpresa. Eso sí, en estos años también he aprendido otra cosa que realmente ha comportado cambios en mi alrededor: Si tú quieres, puedes. Aunque esté bien dejar que las cosas vayan poniéndose en su sitio, tampoco hay que dejarse llevar por el pasotismo. Sobre todo si eres alguien como yo, cauteloso, tranquilo y que evita los riesgos y sobresaltos, seguramente alguna vez habrás sentido que el tiempo pasa y que aunque te frustre, no te ves capaz de poder hacer nada. Es normal, de momento los humanos no podemos pausar el tiempo. Sin embargo, precisamente eso debe hacernos reflexionar. ¿Vale la pena rendirse y dejar a medias las cosas? La vida no es como en un videojuego, que cuando te cansas simplementes lo guardas y no se pierde nada aunque pases tiempo sin jugar. Aquí el tiempo sigue moviéndose, a cada hora, cada minuto, cada segundo. Le da igual si tú estás quieto o corriendo, no acelera ni ralentiza. Tus dudas y lágrimas no harán que se dé media vuelta y te dé palmaditas. No le va a enternecer su situación. Aunque suene despiadado, le traes sin cuidado, al igual que el resto de personas de este mundo. ¿Vale la pena esperar a que sea el tiempo entonces quien arregle las cosas? A veces sí que va bien pararse y dejar que todo se calme, pero no debemos alargarlo. Su cura solo será, valga la redundancia, temporal. No podemos esperar que sea una tirita permanente. Por eso, nos toca a nosotros dar el paso. Dejar a un lado las inseguridades, ponerse en pie y empezar a caminar. No siempre hace falta que te aseguren que es lo correcto, a veces simplemente hay que llenar el depósito con un buen cargamento de fe y lo demás ya llegará. Además, aunque se tuerza el camino, siempre habrá una lección que habremos aprendido. No se pierde nada, ¿no?

En este año que dejamos, el 2013 que por alguna razón ha sido tan negativo en general (por lo que he visto en redes sociales), en mi caso vuelvo a sentir que la sensación dominante es positiva. No sé cómo habrá sido para ti, pero en mi caso, si pudiera escoger una palabra que definiera mi recorrido en estos 12 meses, sería 'cambios'. No solo a nivel académico (cambiarme de universidad y de idiomas), sino a nivel personal y social. Mucha gente ha ido y venido, muchos se han quedado y otros se han ido. Pero siento que ha servido para valorar a las personas que realmente valen la pena. De hecho, me propongo dedicarles más tiempo en este año que empieza y dejar que sigan por su camino aquellos que destiñen tu vida en vez de darle color. Al mismo tiempo, espero seguir mejorando a nivel personal y ser ayuda en vez de tropiezo en la vida de los demás :)

Es curioso porque, volviendo al tema académico, muchos de mis compañeros de la UAB están preparándose para terminar su último año de carrera, mientras que yo acabo de adentrarme en un nuevo comienzo. Son los mismos estudios, pero a otro ritmo al estar en otra universidad. Tardaré unos pocos años más en terminar pero... no puedo esperar a ver lo que me espera en los años que están por llegar :D De hecho, el año que viene, si Dios quiere... pasarán muchas cosas emocionantes ^^
Tenía miedo de este cambio, pero con solo 3 meses que llevamos de curso ya me siento como en casa, así que muchas gracias a todos los que han contribuido a hacerme sentir así ¡Espero que aprendamos muchas más cosas juntos en lo que nos espera de carrera!

Creo que con todos los cambios que ha traído este 2013, el año que empieza será un gran reto para poner en práctica todo lo aprendido. ¡Espero que para ti también! ¡A por ello!

Y tal como vi en un post de Tumblr...
"Make 2014 about you, remove toxic relationships from your life! Workout if you want to, don’t if you don’t want to! Learn new things! Make a new friend! Buy that cute sweater! Find a hobby that makes you happy and frickin rock it! Go for long walks outside! Do something 2013 you would be proud of!"
Haz que el 2014 trate sobre ti. Deshazte de las relaciones tóxicas que hay en tu vida. Haz ejercicio si quieres, ¡no hagas si no quieres! Aprende cosas nuevas. Haz un nuevo amigo. ¡Cómprate ese sweater que tanto te gusta! Encuentra un hobby que te haga feliz ¡y disfrútalo! Vete a dar largos paseos al aire libre. Haz algo de lo que estarías orgulloso en el 2013.

Otra de las cosas que he aprendido es que no hace falta que un momento sea grande para sentirse feliz, sino valorar cada pequeño detalle que alguien tiene contigo. Para tenerlo más presente, desde enero he estado apuntando pequeñas cosas por las que dar gracias en papelitos. Al principio me cabían en el bote de Ramen instantáneo, pero al final tuve que buscar un segundo recipiente.


Al principio tenía que obligarme un poco a apuntar cosas, se me olvidaba. Pero poco a poco me fui acostumbrando a ello y terminé apuntando cada detalle. Parece que no, ¡pero mirar la cantidad de papelitos te hace sentir genial! Y seguro que hay muchas cosas que he olvidado apuntar. Somos más afortunados de lo que creemos :)
Este año volveré a apuntar cosas por las que dar gracias. ¡A ver cuántas salen! Este año me han salido 112.


Espero que en 2014 también pueda pasarme más por aquí, que siempre me he sentido muy bien. Gracias por vuestra compañía, aunque sea silenciosa. Aprecio mucho que os paséis por aquí.


¡Nos vemos el año que viene! 
¡FELIZ AÑO 2014!