miércoles, 31 de diciembre de 2014

Últimos suspiros del 2014

Y a pocas horas de dejar el 2014...

¡Hola de nuevo por aquí!

Hace unas semanas que ya volví de Alemania, ¡pero no hemos parado de hacer cosas...! De hecho ahora mismo acabamos de volver mis hermanos y yo del cine, de ver Big Hero 6  ¡Tenía muchas ganas de verla! Me ha gustado mucho~


Encima salen cosas de Japón, así que me han llegado aún más al corasno ❤


 

Volviendo al día que es hoy... no me puedo creer que ya estem... vale, no empezaré como cada año xD
Sí que es verdad que se me haga raro que ya llegue a su fin, pero para no repetirme empezaré de otra forma.
Si tuviera que describir este año, la palabra que escogería sería 'montaña rusa'. Tanto física (por haber ido a Disneyland y Port Aventura), como emocional. Es normal que en 365 días haya un poco de todo: tristeza, felicidad, angustia, emoción, diversión, preocupación, sorpresas... Pero a pesar de ello, si lo comparo con los años vividos hasta ahora, este se lleva la palma. Pero de las grandes, de las de palmera(?).
Empezó como empiezan todos, con muchas expectativas, pero en poco tiempo pasaron tantas y tantas cosas que apenas me dio tiempo de asimilar algunas. Ha habido momentos que realmente he llegado a dudar de si lograría recuperar el optimismo, de si las cosas realmente siempre tienen un por qué y si realmente merecía volver a ser feliz. He tenido el "placer" de conocer a la palabra culpa, pero ojalá no vuelva a cruzarme con ella. Han hecho falta kilos de tilas y kilos de peso perdidos para darme cuenta que no debía seguir para siempre cabizbaja. Me he dado cuenta que la relación entre salud y emociones es tan estrecha que no se puede tomar a la ligera. Además que afectan a tu alrededor. Por primera vez un despertar me ha dado más miedo que una pesadilla. Y ha hecho darme cuenta que hay cosas que no debemos dar por sentadas. La felicidad no es algo que se quede contigo tan fácilmente, y aunque la persigas, a veces nuestra velocidad es mucho más lenta de lo que pensábamos. No se puede jugar con ello.

Es increíble como lo mental puede llegar a afectar a lo corporal. Increíble. Y es aterrador el poder que tiene. Por suerte, ha sido con experiencias así que, por otro lado, he notado más amor que nunca. En serio. No nos damos cuenta pero tenemos más apoyo del que pensamos. Porque aunque haya dicho que este año se lleva la palma, no solo es por la parte difícil, sino por lo que por contra ha pasado y me ha hecho feliz. Ha sido espectacular. Siento repetirlo, pero ¡hemos ido a Disneyland! Es uno de los sueños que tenía desde que tengo memoria. No hay día que pase que no me sienta afortunada y agradecida por ello. Ninguno. Es mirar las fotos o simplemente recordar, y sonreír durante varios minutos.

No se ve, pero la cara de emoción que teníamos en esos momentos era un poema
Y no solo ha habido eso, he conocido a un montón de personas con las que he podido pasar muchos buenos momentos. He sonreído como nunca, he visitado sitios que nunca imaginé ver a mis 22 años, estando de Erasmus (lo que en algún momento pensé que nunca sería capaz de hacer). He vivido sola, he cuidado de mí al 100% por primera vez. He conocido la palabra libertad, o al menos una parte de ella, y me han dado ganas de volverla a ver pronto. No era tan imponente como la pintaban, solo se trata de pasar ratos con ella y entenderla. He aprendido a valorarme más, a no buscar esa seguridad en nadie más que en mí. He estrechado lazos con alguien que me cuida desde arriba y a quien tantas veces ignoro. Pero él nunca a mí. Ni a nadie. Las cosas hubieran sido totalmente diferentes de no ser por eso, así que me alegro un montón de haberle conocido más estos 3 meses en Alemania y no haber girado aún más la cara. He estado más protegida y confortada que en los brazos de cualquier peluche (aunque echara de menos a mi panda gordito de mi habitación).
Había noches que me ponía a pensar en todo lo bueno que me había sucedido hasta la fecha, y me daba hasta vergüenza haber dedicado tantas y tantas semanas e incluso meses a centrarme en el miedo e inseguridad. Era como si el mundo se hubiera juntado para contrarrestar lo difícil y yo cabezona de mí no lograra disfrutarlo. Por suerte al final venció el optimismo, una vez más, otro año más. El tiempo sigue, la vida y la gente no deja de avanzar aunque haya dificultades, así que no hay tiempo que perder.

Gracias a todas las personas con las que me cruzado en algún momento en este año, aunque el camino compartido haya sido breve o acabe de empezar. En serio, gracias :) He aprendido mucho y espero que también haya podido aportar algo positivo, aunque sea pequeño.
Mi mayor propósito es seguir aprendiendo y poco a poco mejorar como persona. Agradezco mucho todos y cada uno de los momentos vividos, porque sé con certeza que me han ayudado. Gracias.

 

A pocas horas del 2015, os animo a recrearos en todos los buenos momentos que este año ha regalado :) Porque son más de los que parecen. Con solo escribirlos en una lista, apuntando las cosas más pequeñas, salen más de las que pensábamos. ¡Aunque sea algo como "tal persona me sonrió por primera vez" o "me felicitaron por mi trabajo"!
E incluso si ha habido malos momentos, o muy malos, vedlos como oportunidades que os hayan permitido mejorar algo en vuestra vida. O aprender una lección nueva. Todo ha servido, de verdad.
Sé que requiere tiempo, a veces incluso años, pero un día os daréis la vuelta y esos problemas que parecían un pozo si fondo parecerán insignificantes al lado de lo bueno que trajeron. Dejad que los problemas, en vez de añadir amargura, moldeen una parte de vuestro ser. Que no se permitan el lujo de dejar una mancha en vosotros. El esfuerzo al final siempre tiene recompensa.

La vida depende en un 90% de cómo nos lo tomemos nosotros, de cómo dejemos que nos afecte. Hay que tener cuidado porque, como he dicho más arriba, la salud y los sentimientos están más relacionados de lo que parecen. Así que, a ponerse el chubasquero y no dejar que agua fría se absorba. Quedan taaantas cosas por vivir que vale la pena seguir adelante. ¡A veces incluso están a unos días de que pasen! No siempre hay que esperar y esperar.
Tenemos 365 días para vivirlos un poquito mejor que los del 2014, así que ¡ánimo y a por ello!
Por mi parte, espero seguir viéndoos por aquí ^_^ Y muchas, muchas gracias por haber hecho alguna visita alguna vez, por haber escrito o por simplemente haber leído, sea lo que sea. Siempre seréis bienvenidos, así que no dudéis en pasar a saludar de vez en cuando! Me hará muy feliz veros ♪(๑ᴖ◡ᴖ๑)♪

¡¡Espero que el 2015 sea bueno para vosotros!!
Pasadlo bien estos días que quedan de navidad :D

¡Nos vemos en 2015!